Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Seguimos

Quizá sea yo el equivocado, siempre hay que prever esa posibilidad. Quizá las cosas sean de una manera totalmente distinta a lo que yo creo, o quizá sean de la forma en que yo creo que son, pero todo está tan claro que no es necesario decir nada más.

Lo que sí sé, es que muchas veces se pierde de vista para qué se hace lo que se hace. Por ejemplo, si las personas tuvieran siempre presente que van a ver un partido de fútbol por mero divertimento, jamás habría peleas, jamás habría heridos y mucho menos, jamás habría muertos porque uno sea simpatizante de un equipo y otro sea simpatizante de otro. Estoy convencido que la mayor parte de las veces las cosas se hacen porque se hacen o por costumbre y, lo que es mucho peor, se termina creyendo que son hechas por motivos completamente distintos a los reales.

La comunidad bedesemesera es un excelente ejemplo de la pérdida de rumbo. Supongo que parte del problema es el efecto de masificación, cuando eso sucede la idea general sustituye a la id…

Entradas más recientes

La única verdad es la realidad

Coincidencias imprescindibles

Sobre gustos…

Sentido común

Obediencia

Una hipótesis completamente verosímil

El poder real como condición imprescindible

Problemas humanos

Confusión generalizada

Otro rato de furia